Duro revés para Bertone; se complica la situación de Eposto

De esta manera, la causa en la que se investiga la posible comisión del delito de “abuso sexual” por parte de Melella en perjuicio de tres personas, se va desdibujando ya que la denuncia parece no encontrar indicio concreto. Es más, de no aparecer una prueba relevante, no sería de extrañar que el expediente se encamine a su archivo.

 

Vale destacar que de las pericias técnicas e informáticas realizadas no surgieron elementos de cargo como fotos o videos que comprometan a Melella.

 

Paralelamente, y en base a lo que surge del dictamen del juez Sahade, comienza a agravarse la situación del secretario de Seguridad Javier Eposto, quien reconoció la entrega de una vivienda a la hija de uno de los principales testigos de la causa, el ex custodio de Melella, Hugo Moya.

 

Dicha entrega no se hizo por las vías formales que establece el IPV, por lo que el abogado de Melella pidió que se investigara el caso por el presunto delito de peculado.

 

No obstante, Quadrini desestimó la denuncia al sostener que no existió delito alguno. Los fundamentos de su decisión carecen de todo sustento jurídico, circunstancia que fue tenida en cuenta por el magistrado interviniente.

 

Ante ello se giraron nuevamente las actuaciones al Fiscal Mayor a fin de que dicte nuevamente un requerimiento conforme a derecho o bien fundamente razonablemente su dictamen.

¡Tu navegador está anticuado!

Actualiza tu navegador para ver esta página correctamente. Actualizar mi navegador ahora