Fernando Gliubich precandidato a diputado nacional por la UCR

El dirigente de la Asociación Rural y ex candidato a vicegobernador de Juntos por el Cambio se prepara para la carrera por una banca en Diputados, y para disputar su lugar en las PASO. Aseguró que desde hace ocho meses viene trabajando con un equipo integrado en su mayoría por mujeres y donde también tiene su espacio la juventud. Como militante radical, adelantó que si el partido considera que hay otro más apto, está dispuesto a acompañar, pero no apoyará “proyectos personales o una solución particular que no tenga proyección a largo plazo”. Espera que el resto de los que compitan respalde a quien resulte más votado en las internas abiertas y obligatorias, y no se termine yendo “a la vereda de enfrente”, como ya ha ocurrido.

El precandidato a diputado nacional por la UCR, Fernando Gliubich, confirmó por Radio Universidad su intención de disputar un lugar en las PASO en representación del radicalismo, y avizoró que serán varios los que formarán parte de la partida, con la expectativa de que, aquel que gane, reciba el apoyo del resto y no terminen “en la vereda de enfrente”, como ya sucedió.

Gliubich fue candidato a vicegobernador por Juntos por el Cambio, si bien es más conocido por su actividad al frente de la Asociación Rural. En primer lugar puso el acento en la necesidad de datos, “tanto para gobernar como para manejar una empresa privada”, en cuestión de estadísticas, cantidad de población y también evaluaciones desempeño. “Los entes autárquicos del gobierno los tienen, también las universidades, algunas instituciones científicas. Esto tiene que ver con evaluar los procesos de gestión, los trabajos, los proyectos, y es necesario tener equipos en la política, tener índices de desocupación, de pobreza, de formas de generación de empleo. En Argentina hay que articular con los sindicatos, si no, es algo impracticable. Tenemos que sincerar el discurso porque nos venimos mintiendo desde hace décadas y el que llega siempre le echa la culpa al que se fue”, dijo.

“En ese sentido necesitamos converger en un programa de desarrollo, en un solo modelo, y enfocar allí todas las naves. Esto no pasa por estar parado de un lado u otro del mostrador. Cada vez tenemos un oleaje más fuerte y se pone cada vez más feo, porque no se logra encontrar un rumbo definido. La prueba de ello son las tasas, las variables económicas que tenemos en este contexto, y obviamente el que más sufre es el sector privado, que es el que genera la riqueza genuina para que luego el Estado pueda administrar y arbitrar los medios para llevar adelante distintas funciones”, expresó.

 

Trabajo en equipo

 

El precandidato se viene preparando desde hace tiempo: “Hace aproximadamente ocho meses comenzamos con reuniones de Zoom con un grupo de 25 personas de distintos ámbitos, algunos afiliados a la UCR y otros no, cada uno desde su lugar, para trabajar en un proyecto político que no abarca una candidatura o un cargo en particular, sino un equipo de gestión, que es lo más importante. Pocas veces se trabaja en un largo plazo y la única manera es armando un equipo de gestión, porque nadie sabe todo”, sostuvo.

Recordó que fue “casi diez años dirigente gremial, me ha tocado hablar del guanaco, de la turba, de la hidroponía, y no era geólogo ni ingeniero agrónomo ni veterinario. Los proyectos tienen un marco técnico y tiene que haber gente idónea. Lo que uno observa en la política de hoy es que por alguna circunstancia se pone cualquier gente en cualquier lugar. Si no volvemos al mérito en la Argentina, es bastante difícil la transmisión de conocimientos, capacidades y tener un proyecto a largo plazo”.

¡Tu navegador está anticuado!

Actualiza tu navegador para ver esta página correctamente. Actualizar mi navegador ahora