Bodegueros advierten que la Argentina será el primer país vitivinícola con Tolerancia Cero al alcohol

Mientras en la Cámara de Diputados de la Nación avanza la Ley de Tolerancia Cero ya que se espera que salga mañana martes un dictamen de comisión, la industria vitivinícola se opone al proyecto. 

Los empresarios bodegueros sostienen la necesidad de una política pública integral, que esté acompañada de acciones que incluyan controles policiales viales eficientes, estrictos y constantes; involucramiento del Estado en la formación de los conductores; campañas integrales de prevención y concientización sobre el riesgo de manejar bajo los efectos del alcohol.

«Si esta normativa se aprobara, seríamos el primer país grande vitivinícola por producción y consumo, con ley de alcohol cero. Esto es absurdo porque nos pone en una situación marginal. Causa un daño a la cultura de los argentinos», explica José Alberto Zuccardi presidente de Coviar.

Según explicó el empresario bodeguero, desde el sector acompañan el proyecto de ley impulsado por José Luis Gioja que busca tolerancia 0,2% hasta los 30 años. «Es el público más vulnerable. Nosotros acompañamos esta medida, pero ni siquiera fue debatida», agrega Zuccardi.

Según datos de Coviar, en la Argentina, se controla, a través de medidas de prevención, solo el 1,4% del territorio a nivel nacional. En países como España, ese número es superior: un promedio de, por lo menos, el 14 por ciento.

El sector vitivinícola se opone a la ley que es impulsada por asociaciones civiles y familiares de víctimas de accidentes de tránsito, al entender que el foco debería estar puesto en las campañas de prevención.

«Lo que se está haciendo es solo cambiar el número. Nosotros insistimos en la importancia del control. Para eso es necesario comprar aparatos para poder medir el alcohol en sangre. Ahí tiene que estar puesta la inversión», remarca.

La actual Ley de Tránsito (24.449) establece, para cualquier tipo de vehículos, una tolerancia de hasta 500 miligramos (0,5%) de alcohol por litro de sangre. En tanto, la «tolerancia cero» con el alcohol ya se implementa en siete provincias y 13 localidades del país y contempla multas como 30 días de cárcel, retención del rodado, inhabilitación de la licencia de conducir y el pago de infracciones desde los $ 90.000 a los $ 270.000.

El sector vitivinícola se opone a la ley de alcohol cero. Pide medidas de prevención y asegura que perjudica a la industria

Se espera que mañana salga un dictamen en comisión, un paso más para que el proyecto se convierta en Ley. La intención es avanzar en la firma de un despacho consensuado para llevarlo al recinto en la próxima sesión del cuerpo.

«Nosotros entendemos que perjudica al sector porque el lugar que ocupa hoy el vino en la mesa de los argentinos será reemplazo por otras bebidas azucaradas que son muy nocivas para la salud», finaliza Zuccardi.

 

PEDIDO DE REUNIONES

Desde Coviar ya le pidieron al Gobierno que considere el tratamiento de la Ley de Alcohol Cero. «Nos reunimos con Sergio Massa y con todas las autoridades que están a nuestro alcance», agrega Zuccardi.

El Gobernador Rodolfo Suárez se reunió con las autoridades de Coviar, en la Casa de Gobierno. Durante el encuentro dialogaron sobre la importancia de lograr un consenso en torno a la ley de alcohol cero.

Suárez, en aquella oportunidad, sostuvo que es fundamental «que sea beneficioso para bajar el número de accidentes pero que no afecte las costumbres de la gente y la actividad vitivinícola en general».

A pesar de que el proyecto de ley avance en el Congreso, desde Coviar aseguran que seguirán golpeando las puertas del Gobierno para pedir su revisión. «Los grandes productores de vino no conviven con tolerancia cero», finaliza.

¡Tu navegador está anticuado!

Actualiza tu navegador para ver esta página correctamente. Actualizar mi navegador ahora