Borga obtuvo la medalla de plata de el Mundial de Trasplantados

Manuel Borga tiene 34 años y es oriundo de Tierra del Fuego. Practica deporte desde muy pequeño y hoy participa de los XX Juegos Mundiales para Trasplantados 2015, que se realizan hasta el 30 de agosto en Mar del Plata. Lo hace en las disciplinas de vóley, natación y atletismo.

Manuel recibió un trasplante de riñón en 2006.  Su mamá fue quien, con mucho amor, ledonó parte de sí misma darle vida por segunda vez. Desde los 13 años Manuel sufría de nefropatía por inmunoglobulina A. Sus progenitores fueron compatibles y gracias a la donación de órganos, tuvo una nueva oportunidad para vivir.

Su papa es profesor de educación física y su mama maestra jardinera. Siempre le inspiraron la pasión por la enseñanza y el deporte. Por eso, actualmente Manuel se desempeña como profesor de educación física y trabaja en el Ministerio de Educación organizando los juegos intercolegiales de su provincia natal. También da clases de vóley en un colegio privado para incentivar a los más chicos a incorporar hábitos saludables.

“Siempre he practicado mucho deporte. Mi familia me acompañó desde el primer momento que me detectaron la enfermedad y todos se pusieron a dieta. Lo que más cuesta es cuidarse y psicológicamente te afecta. Pero después del trasplante, la calidad de vida es prácticamente la misma que estando sano”, comenta con una gran sonrisa este destacado deportista fueguino.

Sobre su experiencia en los juegos, Manuel expresa que ya había estado en el mundial que se realizó en Australia en 2009. En esa ocasión ganó la medalla de bronce en vóley tras vencer por el tercer puesto a Inglaterra. Hoy quiere ir por más: “el deporte significa para míla alegría de moverse, de juntarse con amigos, de compartir y disfrutar. Los argentinos le ponemos corazón, mucha garra y actitud”. Y agregó: “participar de los juegos es muy emocionante, sobre todo representar al país acá en Argentina, compartiendo con los seres queridos, familiares y amigos”.

Respecto a la donación de órganos Manuel recomienda a quienes están en situación de recibir un trasplante que “tengan esperanza, una vez que uno recibe el  trasplante la vida es mucho más saludable. Se necesita de voluntad y predisposición, respetar las recomendaciones médicas. Hay mucha gente que está en la misma. Hay diferentes problemas en la vida, este es uno más y hay que aprender a llevarlo como todo”.  Además, recomienda tener una dieta saludable y hacer ejercicio. “La mejor forma de honrar a los donantes es cuidándose uno mismo”, concluye.

 

¡Tu navegador está anticuado!

Actualiza tu navegador para ver esta página correctamente. Actualizar mi navegador ahora