Una mujer denunció una agresión en su domicilio

Juliana Quiroga es docente jubilada y vive con sus hijos Franco, de 31 años y Francisco, de 19. El domingo por la madrugada dijo que se presentaron los padres de la ex pareja de su hijo menor, en estado de ebriedad y el hombre habría agredido a los tres integrantes de la familia e incluso dijo que, antes de retirarse, intentó besarla por la fuerza.

Ambas familias viven en el barrio Danés, a tres cuadras de distancia, y según el relato de Juliana Quiroga “el domingo a las 7 de la mañana los padres de la ex novia de mi hijo se acercaron a mi domicilio, tocaron timbre, nosotros no sabíamos que eran ellos abrimos y automáticamente este hombre atacó a mi hijo, golpeándolo de una forma muy brutal y dejándole marcas y golpes”, señaló la mujer.

Aseguró que se trata de “un hombre que sabe pegar muy bien, por el hecho de que es policía penitenciario y ha formado parte de una fuerza especial; por lo cual sabe muy bien cómo pegar y dónde pegar”, remarcó. Dijo que fue una situación “muy chocante” y contó que padece “una discapacidad motora, pero no sé de donde salió mi fuerza y quise sacarlo a él de encima de mi hijo, cuando lo tenía boca abajo. Después mi hijo trató de zafar y él me empujó a mí, fue entonces cuando yo piso en falso y lo bueno es que no me caí, porque estoy preparándome para una cirugía de columna”, advirtió.

Señaló que la agresión seguía hasta que salió su hijo mayor, quien también fue agredido y el hombre le dijo: “a vos te voy a matar y le dio una piña en el ojo, que lo tiró al suelo”. La mujer mencionó que fue empujada “en tres oportunidades, de una manera brusca y complicada dada mi discapacidad”.

Según manifiesta Juliana Quiroga, esta situación se dio porque el hijo estaba con su ex pareja y una amiga reunidos, le pidieron que comprara una gaseosa porque se había terminado y el joven –que según la madre no toma alcohol- se retiró diciendo que se las compraría, pero que después se iría a su domicilio porque quería dormir. Esto habría sido informado por la joven a sus padres, quienes –según interpreta Juliana Quiroga- habría dicho algo para que los padres se pusieran furiosos.

Aunque señaló que “la chica después lo llamó a mi hijo para pedirle disculpas por ella y por los padres, a quienes les dijo que quería que mi hijo se quedara en la casa y se ve que el padre lo tomó como que mi hijo había hechos algo malo con ella pero no, al contrario”, señaló la mujer.

El hecho fue denunciado ante la policía y aseguró Quiroga que hoy concurrirá a sede judicial. Además dijo que a su hijo “lo llevaron al hospital, donde quedó constancia de todos los golpes que tuvo. Después fue mi otro hijo mayor también”, señaló la mujer. Indicando que solicitarán “un alejamiento perimetral, porque en realidad tenemos miedo”. Por último mencionó que, antes de retirarse de su domicilio, el hombre quiso besarla compulsivamente y le dijo “con vos no es mamita”, actitud que fue rechazada de su parte.

 

info 3

¡Tu navegador está anticuado!

Actualiza tu navegador para ver esta página correctamente. Actualizar mi navegador ahora