Lenguaje inclusivo en las aulas: todo por una «e»

El poder sabe desde el fondo de la historia que si se cede en lo pequeño se termina cediendo en lo más importante que es el mismo poder.

Dar el brazo a torcer en la utilización de un nuevo lenguaje significa que todo puede ser distinto a lo conocido.

Todo comienza con una letra y luego se puede pedir que se cumpla con la totalidad del artículo 14 bis de la Constitución Nacional o copiar las ideas europeas de 4 días laborables y así hasta llegar quien sabe dónde.

El que nomina domina.

La pequeña “e” se ha convertido en una Espartaco moderna que quiere abrir las puertas a todas las ideas que una cultura milenaria trata de acallar.

La mujer desnuda con una letra la dominación masculina. A esto se sumaron los homosexuales, lesbianas, transexuales, travestis y no binarios que no quieren ser invisibilizados por su elección sexual.

El reclamo de igualdad ha tomado el lenguaje como su cristalización.

El lenguaje moldea las ideas que se convierten en “sentido común”.

Franco prohibió el catalán, Stalin obligaba estudiar ruso a los países de la órbita soviética. La intención fue que abandonaran su identidad y la lengua es la argamasa de la identidad.

Nadie es “naturalmente” dueño de la lengua, pero es cierto que el que manda quiere decidir cómo se habla y de allí pasar a controlar, que se habla y que se calla.

Hay sectores que hacen un llamado a retornar al castellano clásico como garantía de pureza lingüística. El lenguaje es materia viva y cambiante. Tomemos alguna frase como muestra para entender la mutación y ampliación de la lengua.

Veamos el caso del Ingenioso Quijote de la Mancha donde en algunas ediciones dice y en otras no dijo “cosas vederes, Sancho, que non creederes”.

La cual a su vez es una trasmutación del Romance del Mio Cid “cosas tederes que faran fablar las piedras”, por lo tanto hoy nos encontramos discutiendo el escándalo que les jóvenes quieren hablar tan novedosos como los clásicos.

¡Tu navegador está anticuado!

Actualiza tu navegador para ver esta página correctamente. Actualizar mi navegador ahora