Denuncian al Colegio María Auxiliadora por discriminar

Las autoridades del Colegio María Auxiliadora de esta ciudad fueron denunciadas por discriminar a un niño con discapacidad al no permitir el ingreso del docente que lo acompañó el año pasado y le permitió vincularse con el resto del aula.

 

El niño, quien es alumno de la institución desde el nivel inicial, es no verbal y tiene dificultades para relacionarse con otras personas. Sin embargo, gracias a la conexión establecida con su par pedagógico, logró vincularse con sus compañeros y con la actividad escolar, lo que el año pasado le permitió fortalecer las trayectorias educativas e iniciar la alfabetización.

 

 

Desafortunadamente, este año, al comenzar las clases, la escuela negó el ingreso al establecimiento del par educativo e impuso el acompañamiento de otra docente que, según los padres, no se ha capacitado para esa tarea.

 

 

“Estamos luchando para que vuelva su recurso pedagógico que es una docente capacitada que trabaja desde el año pasado con él a través de la resolución ministerial”, explicó Gabriela Medina, madre de Emanuel.

 

“La docente que puso el colegio no tiene las capacitaciones ni las herramientas para trabajar con él. De hecho, es por eso que mi hijo tuvo tantos inconvenientes, porque no tuvo actividades, tareas ni absolutamente nada. Tiene los cuadernos tal como los llevó al comienzo de clases, impecables y lo poco que tiene son unas fotocopias sin que se le hagan las adecuaciones curriculares, es decir, las mismas fotocopias que sus compañeritos. Eso también lo presentamos como evidencia porque nunca se hicieron ajustes razonables. Según el artículo 2 de la convención, no hacer ajustes razonables para un niño con discapacidad, es un acto de discriminación”.

 

Medina explicó que, al tratarse de un niño no verbal, que se maneja con señas, el par pedagógico debe conectar con él para saber cuándo quiere ir al baño o conocer sus expresiones para poder acompañarlo, cosa que no ocurrió con la nueva docente.

 

“A causa de esta situación, mi hijo tuvo clases esporádicamente y los días que iba a la escuela, no iba el docente designado por ellos. Así que no hacía tareas, lo sacaban al patio a deambular, provocándole un estrés del cual no podemos sacarlo”.

 

La familia desconoce las razones de este rechazo de la escuela, sobre todo tratándose de una institución religiosa que lo acogió desde el primer momento y a la cual también asiste su hermana. Por ello, se vieron obligados a realizar la denuncia en la Fiscalía y en la Secretaría de Derechos Humanos y también en el Ministerio de Educación, donde están al tanto de la situación. “A través de la Dirección de Educación Privada, el Ministerio también intercedió para que la escuela deponga su postura pero no lo pudieron lograr tampoco”, explicó Medina.

 

“La semana pasada Emanuel no fue a la escuela porque está en tratamiento con psicóloga y psiquiatra y tiene certificado por estrés. Tiene un estrés severo además de la hiperactividad, trastorno del sueño y por ese motivo no está yendo”.

 

“Esta semana la abogada presentará una medida cautelar por discriminación al colegio, por el daño irreparable que le está ocasionando a mi gordito que está irreconocible. Jamás pasó por una situación como esta y hoy me dicen que tienen que medicarlo cuando jamás necesitó más que un ibuprofeno. Necesitamos que esto se solucione por el bien de Emanuel, y que esta decisión de la escuela no siga impactando en su situación emocional ni en su desarrollo”, expresó su madre.

¡Tu navegador está anticuado!

Actualiza tu navegador para ver esta página correctamente. Actualizar mi navegador ahora