Confirmaron que los restos pertenecen a Juan Sena

A poco más de un mes de tomadas las muestras para las pericias, el Colegio de Farmacéuticos y Bioquímicos de Capital Federal informó a través del examen de ADN, que las muestras del cadáver son compatibles con las aportadas por Diego y Gabriela Sena en un 99,9%, con lo cual se confirma que los restos entregados por la Funeraria Ramón Oviedo a su familia después de 18 meses, son los de Juan de la Cruz Sena. Los resultados fueron remitidos al Juzgado en lo Civil y Comercial 1 del Distrito Judicial Sur a cargo del Juez Sebastián Osado Viruel, en el marco de la causa “Sena Sandra Graciela contra Ramón Oviedo Funeral Assistance S.A”.

La denuncia penal iniciada por los hijos de Juan Sena, permitió comprobar que, tras declararse la pandemia el año pasado, el titular de la funeraria, Ángel Oviedo, acondicionó un galpón que usaba como depósito de féretros vacíos, para usarlo como depósito de cadáveres hasta tanto se levantaran las medidas restrictivas. Allí, en pleno centro de la ciudad, llegó a acumular los restos de 43 personas, sin ninguna habilitación y sin el conocimiento de los familiares.

Sin embargo, en mayo, la jueza María Cristina Barrionuevo sobreseyó a Ángel Oviedo en la causa por supuesta estafa en la prestación de servicios funerarios porque no encontró delito en la acumulación de 43 cadáveres en un galpón sin habilitación municipal. La magistrada justificó en la pandemia esta situación irregular. Más allá de ello, ante la incertidumbre que presentaba la situación, la familia Sena solicitó la identificación del cuerpo entregado por la funeraria y obtuvo el acompañamiento de la justicia para realizar los estudios de ADN. Ante el resultado positivo de la prueba, la doctora Griselda Engelhard, abogada patrocinante de Sandra, Silvana y Diego Sena, afirmó que “esta resolución judicial es muy beneficiosa a los fines de la causa penal y de la demanda por daños y perjuicios, en la faz civil, dado que quedó acreditada la prueba principal, que es el cuerpo del señor Juan de la Cruz Sena. Esto es así porque se comprueba nada más y nada menos el incumplimiento de los deberes que existen en el marco de una relación de consumo o contractual y además queda acreditado el daño moral sufrido por la parte demandante en razón de no saber la suerte corrida por el cuerpo de su progenitor, viéndose obligada a recurrir a esta pericia de ADN para saber si se trataba de su padre o no. Con esto quedó claro que sí es él y por ende, el incumplimiento en que ocurrió la firma demandada”.

Como la exhumación del cuerpo a los fines de la pericia debió realizarse en la morgue de Río Grande, los restos quedaron en depósito del Cementerio local, hasta tomar conocimiento del resultado, ahora confirmado. Con ello, la familia podrá culminar el doloroso duelo con la cremación y el traslado de las cenizas de Juan Cruz Sena a su ciudad natal en la provincia de Corrientes.

¡Tu navegador está anticuado!

Actualiza tu navegador para ver esta página correctamente. Actualizar mi navegador ahora