Denuncian a la CGT y al SOEM por incentivar el acampe de mujeres en Casa de Gobierno

Una de las mujeres que participo la semana pasada del acampe y protesta frente a Casa de Gobierno, denuncio al SOEM y a la actual Secretaria General de la CGT Ushuaia, la dirigente municipal jubilada Sandra Esperon de incentivar el mismo, junto a un grupo de gremialistas. Incluso la denuncio junto a otras personas.

Una de las mujeres que la semana pasada protagonizó un acampe en Casa de Gobierno, reclamando por una solución habitacional, se presentó a la Policía para denunciar la activa participación de la una de la CGT y el SOEM Ushuaia, Sandra Esperon en el hecho, incluso la responsabilizó además «de cualquier cosa que pudiera sucederle».

Según indico Rebeca Abigail Peralta fue una de las mujeres decidió realizar un acampe en Casa de Gobierno en reclamo de una solución habitacional para ella y sus tres hijos. Indico que actualmente se encuentra desocupada, por lo que junto a un grupo de mujeres en una situación de calle similar, alojadas temporalmente en hospedajes pagos por el Gobierno, decidieron realizar la protesta. 

 

 

Para la organización de ese acampe, según consta en la denuncia policial presentada, este grupo de mujeres solicitaron «ayuda a varias personas a fines de que puedan acercarle elementos básicos de limpieza, bidones de agua, baños portátiles para los nenes y menores, por tanto a ello, indica que en varias oportunidades se hizo presente una mujer la cual conoce como Sandra Esperón, quien le brindó la ayuda que reclamaban, llevándoles bidones con agua, tachos para hacer fuego y tarimas«.

 

Además, en la denuncia, Peralta asegura que Esperón «dialogaba con la gente indicando que ella sería la vocera de las mujeres que se encuentran reclamando por la situación de calle, siendo esto erróneo, ya que Sandra únicamente les brindó algunos elementos, molestándole esta actitud a la denunciante porque dedujo que Esperón utilizaba la situación de forma política, para sacar rédito individual». 

Peralta hizo saber a Esperón «su descontento respecto de las circunstancias políticas que rodean a su persona, destacando que Esperón se mostró molesta por el reclamo y le manifestó que no debían tener miedo de los funcionarios de gobierno y que ella los conocía muy bien, agregando insultos varios hacia dichas personas».

Asimismo, en la denuncia, Peralta sostiene que el 31 de marzo «tras dialogar con personas del Gobierno, quienes prometieron brindar una solución a la brevedad, la denunciante junto a sus compañeras decidieron finalizar con el acampe» pero manteniendo contacto a través de un grupo de Whatsapp. 

Días posteriores, el grupo de mujeres se reunió en el quincho de SOEM «por gestiones de Esperón», oportunidad en la que Peralta relata que «no se sentía cómoda con la situación ya que había masculinos ajenos al grupo de mujeres y sus hijos, de igual manera se encontraba Sandra Esperón».

«En relación a la velada, recuerda que si bien se suscitó de manera normal y sin inconvenientes, el ambiente no era el ideal toda vez que la denunciante ya había tenido un entredicho con Esperón, y nuevamente le comunicó que no era su deseo que no se entrometa en su problemática con el fin de efectuar política a costa suya». 

En esa situación, Peralta señala que dos de las mujeres que participaron del acampe «se disgustaron» con ella «ya que estaban de acuerdo con Sandra Esperon».

Durante la reunión hubo consumo de bebidas alcohólicas «hasta que en determinado momento Sandra Esperón comenzó a hablar en voz alta a todas las mujeres, refiriéndoles que no tengan miedo ni cedan ante la presión que les pudiera ejercer el Gobierno, que no le importaba el Gobernador, instándolas a que si no conseguían una solución vuelvan a reclamar y que tenían en apoyo de ella«. Peralta y algunas de las mujeres no estaban de acuerdo con la propuesta «por lo que manifestó su disconformidad a Sandra».

La denunciante relata que esto desencadenó una discusión «generalizada» en la que estuvo cerca de ser agredida. De hecho, menciona que «siendo las 01:40 aproximadamente se hizo presente personal policial en el exterior del quincho», aunque «a la brevedad los uniformados se retiraron del lugar». 

La denuncia cierra: «En función de la totalidad de circunstancias narradas, la dicente (Peralta) desea hacer responsable por cualquier acontecimiento futuro que pueda sucederle tanto a la misma como a su entorno familiar y bienes materiales, a Leslie Marin, Eloisa Haro, Soe o Zoe y Sandra Esperón», segun consta en la denuncia efectuada en sede policial. Tambien la mujer indico que luego de los hechos Victoria Gomez, Antonela Padin y Dalila Saez, tambien se encontraban en desacuerdo con la actitud de Esperon y las otras mujeres.

¡Tu navegador está anticuado!

Actualiza tu navegador para ver esta página correctamente. Actualizar mi navegador ahora