Un detenido mordió el dedo de un agente de la policía que lo custodiaba

Un hombre imputado en una causa penal, que salía de una audiencia en los tribunales de Ushuaia, se enojó con uno de los guardias y tras un forcejeo le mordió el dedo de una mano, produciéndole una herida sangrante, informó ayer la propia Justicia en un comunicado oficial.
El increíble incidente involucró a un sujeto de 32 años que se encuentra detenido y que fue trasladado a los calabozos del edificio del Poder Judicial en Monte Gallinero.

El hombre debía prestar declaración en una causa donde se investiga un robo, y ya desde antes del ingreso al juzgado penal en que tramita el caso, se encontraba molesto porque no le permitían fumar.
Según informó la Justicia en un parte de prensa, el detenido pidió ir al baño y “al terminar de orinar, cuando volvieron a esposarlo, insistió en que le dejaran fumar un cigarrillo. Como la respuesta fue negativa, su incomodidad aumentó”.

En ese momento, el recluso comenzó un forcejeo con uno de los guardias que intentó reducirlo, hasta que al final se sumaron otros más.

Fue en ese contexto que el hombre “mordió uno de los dedos de la mano izquierda a uno de los agentes que lo custodiaba, y le ocasionó una herida sangrante”, detallaron las mismas fuentes.
Ante ello, la situación fue comunicada al fiscal de turno durante la feria extraordinaria por el coronavirus, Fernando Ballester Bidau, quien decidió instruir un nuevo proceso.

El fiscal solicitó encontrar lo sucedido “bajo el procedimiento de la Ley de Flagrancia” y “por el delito de lesiones”. Además ordenó que el hombre fuera “nuevamente alojado en los calabozos del Juzgado Provincial, dado que el mismo se encontraba bajo la órbita del Juzgado de Instrucción N° 1”, indicó el parte de prensa.

¡Tu navegador está anticuado!

Actualiza tu navegador para ver esta página correctamente. Actualizar mi navegador ahora