La UOCRA denuncia despidos en la obra del Microestadio de Río Grande

Serían aproximadamente 50 obreros los despedidos por la obra que comenzó en 2018 y que aún no había llegado a tener un 50% de avance.

Según el titular de la UOCRA local, Julio Ramírez, “ya echaron 6 y ahora quedan cerca de 35. Y quieren sacar la mitad, quieren dejar 10 personas para mantenimiento de la obra”.

El despido de los trabajadores de la construcción del microestadio se suma a los despidos que ya se vienen efectuando en otra obra de envergadura, que fuera bandera del gobierno de Roxana Bertone, el Corredor del Beagle.

Ayer se supo que ya son 44 los obreros despedidos en la obra del Corredor, a los que habría que agregar 56 despidos más que todavía no se hicieron efectivos con el envío de los telegramas.

“Me están despidiendo la gente y me estoy quedando sin fuentes de trabajo. Este gobierno dijo que había $120 millones para la obra pública”, le dijo Ramírez a este diario.

En abril de 2018, el Gobierno de entonces anunciaba la apertura de sobres para la licitación de la obra del microestadio de Río Grande, a la que se presentó una sola empresa. Se trata de Construcción Electromecánica del Oeste S.A., empresa mendocina, que en su momento contaba con todas las condiciones requeridas y aprobadas.

La obra tenía un plazo de realización de 24 meses, con un costo de $368.621.696,99, y contempla una superficie total de 35747 m2, diferenciada en tres sectores: el microestadio cubierto con una capacidad para 5.882 personas sentadas, una cancha auxiliar para 757 personas y un sector de estacionamiento.

“Están viendo lo que quieren hacer, mientras la gente se queda sin trabajo uno se tira la pelota con el otro. Pero les voy a sacar la gente a la calle porque mi labor es mantener las fuentes de trabajo”, advirtió Ramírez.

¡Tu navegador está anticuado!

Actualiza tu navegador para ver esta página correctamente. Actualizar mi navegador ahora