Ocho gobernadores, un vicegobernador y varios ministros de Economía de 19 provincias, en su mayoría de extracción peronista, tras evaluar ayer las medidas anunciadas por el presidente Mauricio Macri para atenuar la crisis desatada tras las primarias, suscribieron un documento en el que le exigen al Gobierno que «en resguardo de las finanzas provinciales», retrotraiga esos anuncios que incluyen la reducción de coparticipación a consecuencia de la devolución y las rebajas de Ganancias, Monotributo e IVA, y amenazaron con acudir a la justicia.

En el documento suscripto en la sede del Consejo Federal de Inversiones (CFI), los mandatarios provinciales si bien no se muestran en contra, afirman que las medidas anunciadas por el Poder Ejecutivo fueron adoptadas «en forma inconsulta, unilateral y sin tener en cuenta de dónde saldrán los recursos para afrontarlas» y amenazaron con «ir a la justicia» en tanto sigan en pie.

Pero además, advierten que el Gobierno les hace compartir «costos fiscales» sin disponer de «las compensaciones necesarias a las provincias, generando un despojo de nuestros recursos y colocándonos en una grave situación de desfinanciamiento» y señala que este «no puede disponer inconstitucionalmente» de esos recursos, poniendo a esas jurisdicciones en «grave peligro de no poder afrontar los gastos corrientes» lo cual amenaza «la paz social» a raíz de las «malas políticas económicas y financieras de las que las provincias no tenemos ninguna responsabilidad».

En el documento, firmado por los gobernadores Alberto Rodríguez Saá (San Luis), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Miguel Lifschitz (Santa Fe), Carlos Verna (La Pampa), Alberto Weretilneck (Río Negro), Sergio Uñac (San Juan), Hugo Passalacqua (Misiones), Juan Manuel Urtubey (Salta) y el vicegobernador Pablo González (Santa Cruz), entre otros, se considera que además de «arbitraria y perjudicial» las medidas dejan a las provincias al borde de una «crisis» que las obligará a tomar acciones de tipo «excepcional» lo cual «agravaría la situación del país».

«Con el impacto de la devaluación y la crisis generada, pretender que esto se resuelva con estas medidas es, de mínima, una ingenuidad», señaló Urtubey tras el encuentro en el CFI, quien además advirtió que los anuncios representarán una reducción de recursos para su provincia de casi 1.200 millones, lo que advirtió generará «un escenario de mucha restricción».

 

Por su parte, Weretilneck dijo que «las regalías bajarían mil millones de pesos de acá a fin de año, por lo que seguramente vamos a pedir una compensación» y ratificó que las provincias de Río Negro y Neuquén, presentaron un recurso ante la justicia para que se declare «inconstitucional» el congelamiento en el precio del combustible.

El martes de la semana pasada, apenas conocidos los anuncios de Macri, los ministros de Economía de varias provincias se reunieron y elaboraron un informe en el que aseguraron que la devolución de Ganancias y la bonificación del Monotributo implicaría que el costo de las medidas en impuestos coparticipables y asignación específica alcanzaría los $ 51.800 millones, que corresponden a las provincias, además de ATN, AFIP, Nación y Seguridad Social.