Abusó 10 años de su propia hija y la embarazó en tres oportunidades, hasta que lo condenaron

Un hombre que abusó sexualmente de su propia hija durante 10 años y la embarazó en tres oportunidades, fue condenado por la Justicia de Ushuaia a 22 años de prisión.
La sentencia fue dictada por el Tribunal de Juicio en lo Criminal del Distrito Judicial Sur, que consideró al sujeto como autor material y penalmente responsable del delito de “abuso sexual agravado por acceso carnal y por el vínculo, reiterado en un número de ocasiones y en concurso ideal con promoción de corrupción de menor agravado por el vínculo”.

El veredicto de los jueces Rodolfo Bembihy Videla, Alejandro Pagano Zavalía y Maximiliano García Arpón se conoció tras el juicio oral y privado por el tipo de ilícito investigado, que había comenzado el lunes en tribunales.
En la primera jornada, el fiscal Nicolás Arias resumió la acusación, declaró el imputado y dos testigos.

Después, ya en la etapa de alegatos, Arias requirió una condena de 22 años de cárcel (la misma que luego impuso el tribunal) mientras que el defensor público Juan Carlos Núñez solicitó la aplicación de la pena mínima prevista para este tipo de delitos.
Según la acusación, el hombre que está privado de su libertad desde el momento de la denuncia, abusó sexualmente de su hija biológica desde que ella tenía entre 13 y hasta los 24 años de la víctima.
Como consecuencia de esos abusos, la mujer dio a luz a tres hijos: una niña que ahora tiene 4 años, y dos niños que tienen 7 y 8 años.

Los sucesos tuvieron lugar cuando padre e hija convivían en la vivienda familiar, compuesta por la madre y dos hermanas de la víctima, también hijas del imputado, en la localidad de Villa General Arias, al sur de la provincia de Buenos Aires, pero luego se mudaron a Punta Alta (cerca de allí) donde los abusos continuaron.
Entre 2010 y 2011, los padres de la víctima decidieron separarse, y ella se quedó con su padre, y sus hermanas, con su madre.

No obstante las mudanzas, para la víctima la situación no varió. Quedó embarazada y en 2012 se trasladaron a Ushuaia, con la finalidad de que nadie preguntara sobre su primer embarazo.
“Los abusos habrían sido practicados siempre bajo las mismas circunstancias de modo, es decir, en horas de la noche, cuando el hombre se introducía en la cama de la víctima, obligando a la joven mediante fuerza física e intimidación psicológica”, describió el fiscal Arias en su requerimiento de elevación a juicio.
La lectura de los fundamentos se producirá el miércoles 26 de junio, a partir de las 19, confirmaron fuentes oficiales.

Fuente EDFM

¡Tu navegador está anticuado!

Actualiza tu navegador para ver esta página correctamente. Actualizar mi navegador ahora