Martes, 16 de Octubre de 2018 | 19:23

Comienza el juicio por el crimen del huevero

El Tribunal de Juicio en lo Criminal de Ushuaia juzgará a partir de este jueves a Diego Miguel Ferreyra Colautti (23) quien está acusado de haber asesinado de 14 puñaladas a Alberto Altamiranda (59) (ver) en una pelea que se desató en el interior de una precaria casilla ubicada en inmediaciones del playón de calle Raúl Muriel y Facundo Quiroga, en el barrio La Oca.

 

Los jueces Rodolfo Bembihy Videla, Alejandro Pagano Zavalía y Maximiliano García Arpón serán los encargados de llevar adelante el debate oral y público. Se espera que la defensa de Ferreyra Colautti tienda a argumentar que se trató de un homicidio en defensa propia, aunque no lo ayuda la cantidad de puntazos que tenía el cuerpo de la víctima.

La situación del enjuiciado es complicada además, ya que hay al menos 4 testigos, algunos de los cuales que lo vieron salir de la vivienda a últimas horas del 7 de enero de la casilla en la que residía Altamiranda. 

Otra testigo que egresó de su casa escuchó gritos y que algo de vidrio se rompió en el interior de la finca pero luego todo se hizo silencio. Y finalmente dos testigos conocidos del detenido declararon en la justicia que efectivamente el acusado les había confesado que lo mató porque fue Altamiranda quien quiso en primer término atacarlo con un cuchillo.
 

Por otra parte un relevamiento de cámaras de la zona permitió ubicar a Ferreyra Colautti a pocas cuadras de la escena del crimen, inmediatamente después de sucedido el hecho. Se lo ve que se sienta en el cordón de la calle, luego de algunos minutos abre una mochila y extrae un elemento similar a un cuchillo. Luego camina unos metros y se lo ve que esconde el arma presuntamente homicida dentro de un monolito en uno de los mástiles que se encuentra en la Plaza de Malvinas que está en el Barrio La Cantera.


Con estos registros fílmicos la Policía se dirigió a dicha plaza donde efectivamente encontraron oculto un cuchillo, que tenía manchas de sangre. Este elemento fue enviado a peritar además de que se tomaron muestras de ADN. En caso de tener restos genéticos de la víctima y del acusado, ya no habrá más nada por abordar.
 

Para la Fiscalía las lesiones evidenciadas por Altamiranda fueron provocadas de forma sorpresiva al hombre cuando este se encontraba acostado. Esto derivó en que Altamiranda se viera sorprendido y superado por la fuerza y destreza del acusado, mucho más joven, y no descarta que ambos hayan estado alcoholizados al momento de desatarse la riña.

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

campos obligatorios

0 COMENTARIOS

noticias relacionadas
Newsletters

Suscríbase a nuestras novedades.

últimas noticias
síganos en