Sábado, 21 de Julio de 2018 | 16:20

Repudiaron expresiones Stefani al manifestarse católico luego de votar a favor del aborto

El diputado por Cambiemos PRO Tierra del Fuego; Héctor Tito Sefani; luego de votar a favor de la despenalización del aborto la semana pasada, difundió un comunicado a través de su cuenta de facebook explicando que no es abortista, que es católico y que cree en Dios, ésto dejó como consecuencia a sus expresiones el malestar de los creyentes de distintos credos de la provincia para con su persona.

 

 

El punto de repudio por parte de los creyentes de la provincia, fue que el diputado Stefani se pronunció como cristiano luego de votar a días a favor de la despenalización del aborto en Argentina, favoreciendo la media sanción de la misma, y que pase a la Cámara de senadores para su aprobación.

 

Feligreses y no creyentes de la provincia de Tierra del Fuego repudiaron los dichos del diputado Stefani quien según los medios nacionales, tiene como proyecto la candidatura para la gobernación de Tierra del Fuego en el 2019.

 

Entre los numerosos mensajes de los fueguinos, le expresaron:

"No se piensa en El Niño. Ojo con la responsabilidad internacional del Estado. Argentina es parte de la Convención".

"¿Usted cree en Dios? Tenga cuidado con decir eso. Porque en su Palabra dice: No usarás mi nombre en Vano".

"Lo lamento por usted, porque veo que un poquito de temor no le tiene a Nuestro Dios, si el que usted nombra, El Dios que le dio la vida".

"Usted quiera o no es abortista, asesino igual que todos los que han estado de acuerdo en votar, por el derramamiento de sangre inocente".

"Usted no es católico. Usted traicionó a sus votantes y a su religión. Pero se someterá a 2 juicios, el ciudadano con su voto y el divino ante Dios".

 

 

Escrito completo del diputado

No soy abortista, soy católico, y creo en Dios. Tampoco soy hipócrita por eso en cada acto de mi vida asumí la responsabilidad que me tocó, para bien o para mal. Por lo tanto, me hago cargo de mis actos y ese es el motivo de estas líneas. Lo cierto es que, al inicio del estudio del tema, estaba más inclinado por la posición del no a la despenalización del aborto o a la interrupción voluntaria del embarazo. Tal vez por intuición, por mandato, por creencias, por un sinnúmero de justificaciones de índole personal.

 

Pasaron más de 700 expositores por el Congreso de la Nación, médicos, científicos, madres, hijas, actores, biólogos, fundaciones con las más variadas visiones. Con mi equipo decidimos hacer un role playing: mitad debía defender el Si y mitad el No.

 

También le abrí la puerta de mi despacho a cuanta persona quiso hacerme conocer sus argumentos o acercarme información, porque siempre estamos dispuestos a cultivarnos, a aprender, a tomarnos nuestro trabajo con responsabilidad y sobre todo a conocer otros puntos de vista.

 

Empezamos a pensar que el problema que se planteaba no era de creencias ni de valores sino más un problema concreto y real de salud pública, una deuda con las mujeres, con el feminismo, con esa igualdad de género que tanto pregonamos desde los más diversas tribunas sociales... La indecisión hasta la madrugada del jueves de mi votación se basó en que había y hay algunos puntos del proyecto de ley que creo pueden mejorarse. Por eso, acompañé en general para luego introducir algunas modificaciones en particular. Nada más.

 

No hay más misterio ni secreto ni acuerdo como se publicó en algún medio. Dos ejes fundamentales son mejorar la educación sexual en nuestro país y mejorar los actuales procesos de adopción que resultan ser una carrera de obstáculos para quienes simplemente quieren dar amor. Ya estamos trabajando en eso.

 

Lo cierto es que existe un límite difuso entre lo público y lo privado. Allí entiendo que nadie puede arrogarse el poder de suplantar la decisión que toma cada mujer por el motivo o la causa que sea. No hay forma. Hay hechos muy concretos: el problema de salud pública existe y la penalización falló. Por eso mismo, todos los días hay mujeres que continúan sometiéndose a prácticas ilegales poniendo en riesgo su salud física y psíquica. Esta no es una ley para abortar ni un método anticonceptivo. A las mujeres que no quieren abortar o interrumpir su embarazo no las afecta.

 

Sí permite a las otras mujeres, sacarlas de la ilegalidad y proteger su salud, situación que tendría que haber ocurrido hace tiempo...mucho tiempo. Debemos trabajar para ser una sociedad que abandone los absolutos, los fanatismos, la hipocresía apuntando a ser más inclusivos, a ser una sociedad de verdadero cambio y cambiar… significa acercarnos a ser una sociedad responsable.

 

No seremos más o menos humanistas o feministas prohibiendo lo que contraría mis valores o mis creencias personales. Por eso, por favor, para todos los que critican esta decisión, les pido sean más tolerantes, que no ocurra lo que ya vivimos en nuestra historia cuando las creencias han ido por detrás de los hechos, como pasó en su momento con el divorcio o el matrimonio igualitario.

 

Solo pido despojarnos de todo fanatismo, analizar evidencias y respetarnos un poco más con una mirada inclusiva y tolerante como sociedad de conjunto. Lamento profundamente las agresiones y amenazas de todo tipo que recibí.

 

Qué tengan buena semana!

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

campos obligatorios

0 COMENTARIOS

noticias relacionadas
Newsletters

Suscríbase a nuestras novedades.

últimas noticias
síganos en